Perdón por la tristeza


Ha sido extraño, entraba de nuevo en mi ciudad aún convaleciente del temporal de nieve y frío que nos azotó en días pasados, discutiendo con mi alma, que lo que sentía mi corazón también lo debía querer mi cabeza, dispuesto a caer con los pies en la tierra otra vez y rescatar al sentido común que guardo tantas veces en los pliegues de mi bolsillo.

Y caí, pero en la tierra marrón de arenas movedizas que mis pies fríos se han empeñado en pisar y que a cada paso que dan sólo consiguen hundirse un poco más en sus recovecos, y con la certeza de que no saldré de aquí, opto por disfrutar de la caída, abrir la mente y verte otra vez.

Porque me di cuenta que turba el viento el aire quieto, y que tus brazos no son más que las blancas nubes inalcanzables a las que mi mente da forma, cuando la alfombra verde que se formó del vaivén de las hojas le sirve de lecho, al palpitar de mi rosa en pecho.

Donde las violetas se tornan grises, y el girasol rubio sólo encuentra lunas, cayendo mustio y deprimido con sus semillas, a la yerma tierra de asfalto que sus raíces penetran por buscar el mágico momento de sentirte en su interior, y alzar la vista, y verte quieta.
Porque aquella noche me di cuenta que el infierno es inhumano, porque mordía con su gélida llama mi vago ensueño, y venía a decirme a medianoche – Despierta ya de tu mentira

Porque mi fortuna redonda, no es más que un cuerpo del estío invernal, y no ya esos cálidos y tiernos labios carmesí que soñé.

Porque cada palabra escrita es cada vez más muda, y se filtran sus gritos por mi techo.

Porque tú te vuelves cada vez más inalcanzable…….

más nube.

Bajan las nubes a cantar
blancas,
solas como agua
azul,
que a las hojas
verdes
con su vaivén mojan,

Mientras la rosa del pecho
cálida ama,
aún con el despecho
del despiadado
tormento, que azota
mi momento

Hubo un silencio largo
una voz queda,
amargo frío
que me adormecía
el cuerpo,
mientras dormía

Y fue pálido el alba,
al despertar mordiendo,
mi vago ensueño
con la llama azul del día.
Es mentira,
no te ama,
me decía

5 comentarios sobre “Perdón por la tristeza

  1. puedo decirte que me has conmovido, el relato es de una belleza que va a tocar dentro, cada metafora es una emoción a flor de piel, es una tristeza palpable, pero se puede perdonar. 😉

    1. Gracias por pasarte. Yo también pienso que todos tenemos una nube inalcanzable, una nube intangible en un momento dado, alcanzarla o no es un tema distinto y dispar. 🙂

      Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s