Ajedrez


Sesenta y cuatro son sus besos
la mitad siempre son claros
treinta y dos son muy oscuros,

dieciséis son los peones
que conforman la arquitectura
respaldada por cuatro torres
que rodean su hermosura
en su interior respaldada
por obispos como alfiles.

Y caballos que saltaron
las dos reinas que en mi vida
como a reyes me trataron

—–

2 comentarios sobre “Ajedrez

  1. Dan ganas de jugar, aunque sólo sea una vez en la vida…

    Muchos no lo hacen por miedo a perder, sin darse cuenta de que es ahí donde se demuestra la grandeza y donde sienta sus bases nuestra futura experiencia.

    Otros inician partidas sin ton ni son, sin sentido aparente. Sólo quieren saborear el gusto de la victoria, aun cuando para ello tengan que aniquilar a su rival, chupándole hasta la última gota de esperanza. Son adictos a ello. Quieren ocultar así el miedo y vacío que les invade. Su cobardía les lleva a ignorar ese grito que cada vez oyen más cerca y más les asusta. Sólo enfrentándose a él lograrán apaciguarlo…y encontrarle sentido al juego.

    Saludos. 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s