El reloj que no marcaba la horas pero daba consejos


Tac…….tac……..tac…..


AY! Maldito segundero, cada noche que me desvelo te escucho a mi vera, mofándote de mi incapacidad para dormir, de mis pensamientos, de que un loco como yo, tenga tan poco valor. Si al menos amigo mío me dieras un empujón……..
– ¿Por qué no me ayudas?- amenacé al reloj puño en alto, mientras esperaba su contestación.
TAC!

En fin, me parece que este reloj no me va a aclarar nada, su única obligación es dar las horas para desesperarme y la almohada está con las mismas que ya hasta me recha – TAC- za……..

¿Pero te quieres callar de una vez?, esta latencia del tac…..¿cada vez es menor?……¿me dirá algo? O ¿seguirá mofándose de mí?.

– Vaya disyuntiva, primero el pensar, dejar límpidos de dudas mis pensamientos, y luego rebuscar en mi interior el valor para actuar (¿Me estaré complicando la vida?)

Habla ahora maldito reloj!, dime algo, no se qué hacer, ¡estoy desesperado! – Saboreando las amargas lágrimas de la desesperación, di vueltas en la almohada, esperando la respuesta ajena que nunca llegarí……..– TAC –.………LLEGÓ! , grité ilusionado.
Claro que sí, mil gracias, reloj, mañana mismo lo hago y no se hable más…….

Pero acto seguido volvió a sonar el reloj,y no era su tac lo que se oía, si no el zumbido gritón del despertador

Que raro…….si no me había dormido – y mirando al reloj extrañado, le dije: – ¿No me respondiste nada por la noche verdad?, al final, fue todo un sueño. Tuve que admitir.

Entonces ¿qué hago me lanzo o no me lanzo?….En fin, me voy, que ahora que no estoy soñando, dudo que digas algo.

No pasaron veinte minutos cuando ya marchaba a trabajar, cabizbajo y como me había acostumbrado a hacer, deshojando margaritas, buscando el valor en una de ellas.

– Comenzaremos otro día más….igual que el anterior- asumí tristemente mientras llamaba el ascensor.

Pero a la par que las puertas se cerraban conmigo dentro, creí haber oído algún ruido dentro de mi casa.

– ¿Haré caso? O ¿sería sólo un sueño?. Pensé mientras posaba en el suelo los pies tras bajar de ese limbo al que llamo hogar.

TAC!
—————————————————-

P.D. Para todos aquellos que como yo, han pasado etapas de no disfrutar del verdadero sueño reparador. Buenos y límpidos Días! (Y fríos y helados aquí en el norte).

2 comentarios sobre “El reloj que no marcaba la horas pero daba consejos

  1. El reloj, sus agujas en movimiento continuo,que desvelan y no dejan cerrar los ojos, cada tac se convierte en ansia.
    Tu relato la trasmite perfectamente.
    Aplausos!
    🙂

    1. Quince días de no dormir, bien del todo, dan para mucho jaja. Un saludo y muchas gracias, cuando he logrado transmitir lo que siento al escribirlo a alguien ya es todo un lujo 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s