A mi me dieron las cuatro, las cinco y las seis


Otra noche más, me desvelo bajo mi cama y dando vueltas sobre mi almohada, me giro para contemplar las horas en el despertador, las cuatro de la mañana, y yo otra vez en vela, otra vez al run-run de mi cabeza, abro los ojos tranquilamente, mi cuarto está a oscuras, esto no me va a desvelar supongo.

No veo nada, pero lo he visto tantas veces que se donde está el empotrado de espejos, el cabecero descafeinado, la cómoda nórdica, o la mesita , todas las figuras se agolpan en la habitación estando a oscuras, antes tan llenas, con tanta vida, y ahora vacías,sólo estoy yo aquí…

Y casi sin darme cuenta, ya estoy mirando hacia la terraza, las persianas fuertemente apretadas contra el alfeizar, sin dejar entrar ni un ápice de luz desde la calle, aún así, oigo a ese coche pasar, con el leve murmullo de las ruedas sobre el asfalto mojado, cuanta quietud hay fuera, a veces me sorprende cómo se apaga el mundo a ciertas horas y en ciertos momentos, donde todo el mundo mora en paz, en sus guaridas urbanas, en nuestras pequeñas colmenas, nuestras cuatro paredes, a las que llamamos intimidad.

En fin…..veo que para mucho da estar desvelado, difícilmente podré dormir, si sigo dándole vueltas al mundo….

Otros diez minutos han pasado ya, ¿enciendo la radio?, ella es compañera infatigable, de insomnes, depresivos y desdichados en las madrugadas, gente que como yo, parece que le queremos llevar la contraria al mundo…..

Ese ruido…….esta vez ha sido una moto creo, ¿hará frío?, mejor me levanto un rato, a ver si así me relajo y vuelvo a dormir, tal vez el recuerdo de mi niñez un vaso de leche caliente con una pizca de miel, me devuelva a los lindes de Morfeo.

Y con este pequeño fragmento de la época donde la inocencia aún reinaba en mi vida, salgo a la terraza, arrojo hasta el techo, la barrera que impedía que la luz se colara por sus rendijas, abro la puerta y puedo sentirlo, el frío….porque me gustará tanto sentirlo en mi cara, me eriza todo el cuerpo, y me reactiva, me hace sentirme vivo…….

Cuántas vidas a la vista, cuantos edificios, y en frente un parque donde, mira!, un grupo de jóvenes disfrutan de la noche, con sus bebidas y sus movidas, apenas es audible su tono, pero en sus gestos se denota alegría (no se si infundida o innata de ellos), pero riendo felices.

Y justo debajo, las veo, preciosas sois, luciérnagas urbanas, que cobijáis bajo vuestro ser, el alma de los enamorados, alma que se vanagloria en el reflejo de los ojos con ojos, entonando al amor en cada beso, en cada pausa bajo cada de una vosotras, y yo los veo desde mi terraza, pasear por su propia pista de aterrizaje, con destino al ascensor que les subirá esta noche al séptimo cielo.

Y como dos gatos en celo, ríe la pareja alegremente cuando llegan al portal, y nerviosos no pueden apenas ni sacar las llaves para abrir……..que recuerdos más felices me traen, y no hace tanto que yo viví eso, es precioso, te llena de felicidad por momentos, cierto es que te atontaba, pero total, a uno mismo le da igual que el amor le atonte por momentos, ni es consciente y cuando lo es, la balanza sabe por quien decantarse.

¿Qué hora es ya? Madre mía, las cinco y diez de la mañana, y yo mientras rememorando viejos tiempos de mi propia vida, y sin dormir…..

Tengo las sábanas tan revueltas como mi mente, si realmente es tan necesario el sueño, por qué llevo quince días que no duermo bien……desesperante, pero algo habrá que hacer, ¿leo? Eso antes me ayudaba, pero últimamente ya he visto que no mucho……¿la tele? No la veo en la vigilia, tampoco creo que ahora vayan a dar algo que me ayude a coger el sopor…..

Si yo mismo me auto elimino mis ideas para dormir, difícilmente lo conseguiré y el tiempo seguirá corriendo en mi contra, y antes de que me de cuenta darán las horas y ya tendré que levantarme, a seguir siendo un zombi en los días cansado de continuo e incapaz de dormir…….(las cinco y media, échate a dormir que es hora)…..

Ni si quiera dejo el vaso en la cocina, lo poso tranquilamente en la cómoda del cuarto, para recostarme en la cama, bajo las sábanas y la colcha, me insulto ante el espejo por no dormir, y me ordeno hacer lo propio, antes de apagar la luz del cuarto y volver a la oscuridad absoluta del insomnio………..allá vamos a ver si al menos Hipnos me acoge esta vez en su seno.

Soñaré que escribo un cuento inacabado, de un hombre que a las cuatro despertó y recordando viejos tiempos de su vida, más felices que su presente, no podía dormir, y a las cuatro, le dieron las cinco y con las mismas las seis de la mañana.

Y que aunque sigue intentando dormir, sabe que Ra está a punto de hacer su aparición, y él mientras tanto, llevando la contraria al mundo, y mientras todos le regalan tiempo a la muerte (las ocho horas que de intereses le debemos toda la vida por dejarnos vivir unos años), él bordea su obligación, porque realmente se da cuenta, que su vida, no es su vida, si no un leve matiz de lo que debería ser.

¿Qué hora es? Las siete de la mañana ¿ya?….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s